«Memoria, I., II., III., IV., V.», de Arthur RIMBAUD

Memoria

 

I

El agua clara; como la sal de las lágrimas de la infancia[1],
el asalto al sol de la blancura de los cuerpos de las mujeres;
la seda, el lis puro, las oriflamas[2]
bajo los muros que resguardaron a alguna doncella;


el jugueteo de los ángeles; —No… la corriente de oro en marcha,
mueve sus brazos, negros, pesados, y sobre todo frescos, de hierba.
Ella[3] se hunde, con el Cielo azul como dosel, y reclama
como cortina la sombra del arca y de la colina.


II
¡La baldosa húmeda extiende sus burbujas limpias!
el agua adorna con pálido oro, y sin fondo, las camas listas.
Los vestidos verdes y desteñidos de las muchachas
son sauces, de los que saltan pájaros sin riendas[4].


Más pura que un louis[5], amarillo y cálido párpado,
la caléndula[6] de agua —tu…

View original post 501 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s