L´Éternité, de Arthur Rimbaud

Rimbaud regresó a París en mayo de 1872 y Verlaine alquiló una habitación para él en el hotel Cluny, rue Victor Cousin, cerca de la Soborna. Enseguida reanudaron las borracheras y las discusiones literarias…
En París, con estímulos y aliento, Rimbaud se olvidó de su desánimo y depresión, y escribió nuevos poemas como L´Éternité, o Est-elle almée?, que no eran expresiones de desánimo, sino de triunfo.

Si Baudelaire describió en Les Paradis artificiels las satisfacciones que le procuraba el hachís, Rimbaud encontró, al comoponer L´Éternité, una expresión similar para su éxtasis.

≈ LA ETERNIDAD

La encontraron.
¿Qué? — La Eternidad.
Es la mar que se fue
Con el sol.

Alma centinela,
Confesémonos
De la noche inútil
Y del día en llamas.

De las opiniones humanas,
De los impulsos comunes
Ahí te liberas
Y vuelas según.

Ya que sólo de ustedes,
brasas de seda,
el…

View original post 236 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s