Despertar del sueño americano – El fin de la infancia en la literatura de John Fante (Revista El Malpensante) por Juan Arabia

Artículo

Despertar del sueño americano

El fin de la infancia en la literatura de John Fante

Por Juan Arabia

Uno de los representantes del llamado realismo sucio reúne en su obra el desencanto de su generación y la herencia de una tradición literaria norteamericana en la cual la infancia es protagonista. ¿Cómo resuelven estos personajes el choque entre sus fantasías y una realidad poco promisoria?

Hijo de humildes inmigrantes italianos, John Fante nació en 1909 y vivió hasta su temprana adolescencia en Denver, Colorado. Allí descubrió su verdadera vocación: Knut Hamsun, Theodore Dreiser, Thomas Wolfe, Ernest Hemingway, John Steinbeck, Scott Fitzgerald, Fedor Dostoievski. La literatura lo absorbió, tiró de él como los hilos de una marioneta. Por eso su vida no podía ser aquella que el destino le tenía predestinada: transformarse en un albañil como su padre, jugar al billar y al póquer para luego caer en un amargo letargo de cerveza y televisión. John Fante conocía lugares muy lejanos a Denver. Había atravesado el solitario valle de la oscuridad y había escuchado una voz en lo alto de la colina del silencio. Su viaje en busca de convertirse en sí mismo es también el de muchos autores y personajes de la literatura norteamericana, una tradición de la que Fante bebe y que recrea desde cierta distancia en su obra.

Autores como Hemingway, Steinbeck y Fitzgerald hablaban del fracaso, las decepciones, la tristeza, la locura o la pobreza; en el entorno de la guerra o del ascenso social. John Fante enfrentaba los mismos demonios, pero a la sombra de otros escenarios:

 ¿Por qué me habían rechazado? ¿Por mi ropa? ¿Por mi cara? Me miraba en los escaparates, veía la negra película de la barba, el aspecto demacrado, el aire de la derrota. ¿Repugnaba a la gente? ¿Despertaba algún misterioso antagonismo, la ira del mundo? Llegó un momento en que me daba miedo hablar con jefes y capataces. Recorría las calles. Iba a la biblioteca pública, leía unas horas y volvía a cenar a la Misión del Espíritu Santo. Me pasó por la cabeza la idea de mendigar, había visto pedigüeños recibiendo monedas y parecía fácil. Pero me faltaba valor. Me daba demasiada vergüenza. En aquellos momentos me parecía insufrible incluso el período febril en que me había ganado la vida fregando platos en Los Ángeles.

Artículo Completo en Revista El Malpensante N*178 http://elmalpensante.com/articulo/3595/despertar_del_sueno_americano – © Ilustración de Juan Gaviria

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s